mitos perder peso

9 Mitos sobre perder peso

somos lo que comemos


Respecto a perder peso cada vez se van desterrando más ideas preconcebidas (mitos) que costaba un enorme esfuerzo eliminar, pero aún quedan algunas que los expertos tratan de esclarecer.


Lo importante es que acudas a un especialista si tu objetivo es perder peso y mantener tu organismo en un perfecto estado nutricional.

Ya conoces la frase: “somos lo que comemos” y, aunque no sea absolutamente correcta, sí es cierto que la alimentación influye enormemente en nuestra salud.


Algunos de los mitos sobre el peso serían:

1 – Sin desayuno, pierdes peso.

No es cierto, todo lo contrario, pues es el pilar fundamental de la nutrición ya que rompe el ayuno nocturno y nos proporciona la energía necesaria para la actividad de la primera parte del día (normalmente, en el trabajo o en el colegio).

Es muy importante porque un desayuno equilibrado nos permitirá ser más eficaces en nuestro trabajo, y va a ayudar a los niños a realizar las funciones que su actividad académica les requiere.

Se recomienda incluir: fruta (entera o en zumo), proteínas (queso, pavo, etc.), lácteos (yogur, leche) y cereales (pan tostado, galletas, etc.).

2 – Sin cena, adelgazas.

Existe la idea de que acostarse sin cenar adelgaza porque no ingieres calorías “innecesarias”, pero eso no es cierto. Lo que pasará es que no podrás dormir o dormirás muy mal porque esa sensación de vacío lo que hará será estimularte y evitará que descanses como es debido.

Incorpora una dieta equilibrada y saludable
No existen las dietas milagro, ni dejar de desayunar o cenar te adelgazarán
No seas perezoso, hacer ejercicio te ayudará a perder peso

Se recomienda dejar pasar entre una hora y media y dos horas antes de acostarse y, si eso no fuera posible, cenar algo suave como un yogur natural con plátano o con cereales y nueces.

3 – La fruta adelgaza (o engorda, según quien lo diga).

Curiosamente, aquí tenemos dos frases contradictorias que se repiten habitualmente. El consumo de fruta es fundamental para la salud, por lo que no puedes eliminarla de tu dieta. Algunas frutas tienen un mayor contenido calórico (plátanos, uvas, etc.) y otras menor (sandía, etc.) pero todas son importantes. Lo mejor sería compensar las calorías ingeridas sin renunciar a ninguna.

4 – Las dietas milagro funcionan.

Una dieta inadecuada causa muchos problemas a tu organismo, llegando en casos extremos a enfermedades relacionadas con el deseo de estar delgada (como la anorexia y la bulimia). Huye de las dietas y productos milagro que no siguen las normas establecidas por los especialistas sanitarios y no cumplen las promesas que hacen en su publicidad.

5 – Si eliminas el pan, adelgazas.

No te lo creas. Tu objetivo debe ser eliminar conductas perjudiciales y mantenerlas a lo largo del tiempo, no solo en ese momento puntual en que decides que quieres ponerte a dieta. No excluyas completamente alimentos fundamentales como el pan porque tengan fama de engordar ya que no es así.

6 – Te paso mi dieta que va muy bien.

No lo hagas; acude a un profesional (el mejor es el especialista en dietética y nutrición). Hazte un chequeo preliminar y un estudio de hábitos dietéticos, actividad diaria, metabolismo basal y composición corporal que le permitirán trazar una dieta personalizada y adaptar el ejercicio físico más adecuado para ti. Lo que mejor funciona son las dietas personalizadas.

7 – Si comes fuera de casa, engordas.

Tampoco es cierto. Modifica tus hábitos y elige un establecimiento en el que puedas pedir lo que te viene bien: comida sin sal, baja en grasas, menús saludables que incluyen verduras, hortalizas, legumbres, fruta fresca, zumos naturales, pescados, aceite de oliva virgen, agua, etc. Mastica despacio, pues favorecerás la digestión y aumentarás la sensación de saciedad, reduciendo la cantidad que necesitas ingerir. Saborea la comida y disfruta.

  • 15 Remedios Caseros para la salud
    Los remedios caseros para temas de salud siempre han funcionado bastante bien. La corriente actual tiende a la vuelta a “lo natural”

8 – La dieta es un horror, me deprime.

Disfruta de ella. Adáptala a tus necesidades y no pienses que es aburrida porque comer sano implica comer de todo. Cambia la forma de prepararlo (dejar de freír y empezar a cocer) o los aditivos (cambiar la sal por el orégano). Tómalo como un reto y aprende a cocinar nuevos platos.

9 – Odio hacer ejercicio.

Sé positivo; cualquier ejercicio, practicado a diario, favorece la pérdida de peso y la liberación de endorfinas a nivel cerebral que mejoran tu estado de ánimo. Puedes escoger el más adecuado a tus condiciones de salud: caminar, correr, nadar, jugar al tenis, etc. Busca tiempo porque seguro que lo encuentras.

Hacer más ejercicio, reducir la ingesta calórica y comer pequeñas raciones resulta imprescindible para reducir el exceso de peso, pero no todo vale. Consulta cualquier duda que se te plantee con un especialista sanitario. Habla con tu médico, pregunta a tu farmacéutico o acude al más indicado: el dietista-nutricionista. Siempre es necesaria la consulta al experto.

Si quieres ponerte a dieta no excluyas completamente alimentos.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Botón para ir al inicio de la página