Alimentos relajantes

Alimentación relajante

ABECEDARIO CON 16 ALIMENTOS RELAJANTES


Quiero hablarte de los alimentos relajantes, pues nuestro frenético ritmo de vida nos genera una tensión que acumulamos, nos sobrecarga y lleva a situaciones complejas que acaban convirtiéndose en patologías que debe tratar el médico. Sus indicaciones dependerán del diagnóstico y el tratamiento sólo puede pautarlo el especialista.

Es posible atajarlo desde varios frentes complementarios.

Investigaciones recientes han demostrado la relación directa y la mejor reacción frente a las distintas situaciones estresantes entre quienes siguen una dieta adecuada y los que no se ocupan de ese ámbito.

La nutrición tiene una incidencia directa sobre tu estado de ánimo, por lo que debe ser cuidada con esmero.



Si deseas mantener un ánimo relajado, sería recomendable incluir en tu dieta los alimentos que forman parte de este
abecedario:

Toma nota de los 16 alimentos relajantes

  • Almendras, tienen todos los elementos interesantes para el sistema nervioso. Se recomienda consumir de 5 a 15 al día. Sacian y masticarlas libera la tensión.
  • Avena, además de proteínas, vitaminas (mucha B1), minerales y ácido linoléico contiene avenina, un alcaloide de efecto sedante. Muy indicada en alteraciones digestivas por estrés y demás síntomas relacionados (fatiga, insomnio, etc.). Se puede tomar en copos, harina, crema, etc., en un batido de frutas o con un yogur desnatado.
Almendras y avena son alimentos muy relajantes
  • Canela, se cree que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y es fuente de fibra y calcio. Se recomienda media cucharadita al día en un yogur.
  • Chocolate, uno de los primeros alimentos a los que acudimos cuando tenemos estrés. Rico en magnesio y azúcar proporciona sensación de bienestar porque favorece la liberación de endorfinas. No abuses y elige el negro en vez de las variedades con leche o almendras.
  • Espinacas, con alto contenido en magnesio cuya carencia provoca migraña y fatiga.
  • Germen de trigo, fuente natural de vitamina E, contiene además muchos minerales (hierro, fósforo, magnesio y potasio). Puedes añadir dos cucharaditas sobre un yogur.
  • Leche desnatada, contiene poca grasa y es rica en triptófano (precursor de la serotonina) y calcio (relajante del sistema nervioso). Disfruta de un vaso de leche desnatada templada con una cucharadita de miel antes de acostarte.
  • Lechuga, rica en vitaminas C, A y E, ácido fólico y minerales. Además, contiene lactucarium (látex del tallo que se cree que contiene lactucina y lactupicrina), calmante del sistema nervioso al que se atribuyen propiedades sedantes. Aprovecha las hojas externas, pues contienen mayor concentración de estos componentes; cómprala en su punto.
  • Mango, fuente de triptófano y vitamina B6, es eficaz contra el insomnio, para relajar la tensión y aliviar los efectos de situaciones de estrés mantenido.
  • Naranja, rica en vitamina C que reduce la cortisona (hormona del estrés).
  • Pasta, aporta hidratos de carbono complejos. Un plato de pasta con salsa de tomate sacia y es un buen alivio psicológico para quienes padecen ansiedad.
  • Pavo, rico en triptófano, vitaminas del grupo B y minerales. Aporta menos calorías que otras carnes, por lo que es un sustituto estupendo. Un sándwich de pavo, lechuga y pan integral es ideal como cena antiestrés.
  • Pescado (salmón, trucha, atún, sardinas, etc.) aportan ácidos grasos esenciales que se supone contrarrestan las propiedades estresantes de la adrenalina.
  • Pipas de girasol, contienen hierro y ácido fólico. También aportan tiamina, que previene dolencias nerviosas, genera energía y cuya carencia provoca irritabilidad, cansancio y pérdida de concentración. Aportan pocas calorías y sus grasas reducen el riesgo de padecer enfermedades coronarias.
  • Plátano, con alta concentración de vitaminas y minerales. Previene los calambres causados por fatiga muscular y favorece la recuperación tras etapas de nerviosismo o depresión.
  • Yogur, aporta calcio, potasio, vitaminas del grupo B, ácido fólico y aminoácidos esenciales. Recomendable para comerlo entre horas.

Te proponemos un menú muy relajante elaborado a partir de estos alimentos seleccionados:

  • Para desayunar elige copos de avena y añádelos a un batido de frutas, un vaso de leche o un yogur.
  • A media mañana disfruta de un té verde y un puñado de frutos secos. Mastica lentamente almendras, nueces, pistachos o anacardos.
  • La comida puede consistir en una ración de pasta (mejor las variedades integrales), combinada con carnes magras (pollo, pavo, conejo). O un plato de legumbres (lentejas, garbanzos o soja) y prepáralos con vegetales y arroz.
  • Merienda unas onzas de chocolate. Elige el negro en sus múltiples variedades acompañado de plátano o mango.
  • Para cenar resulta ideal el pescado azul (sardinas o salmón) y prepáralos al horno con verduras. Otra opción sería elaborar una ensalada con lechuga, aguacate y atún, aliñados con una cucharada de aceite de oliva.

Un vaso templado de leche desnatada con una cucharada de miel y canela es el relajante perfecto antes de irte a la cama.

Elige la opción que más te guste o elabora alguna personalizada con los ingredientes relajantes que más te apetezcan. Consulta tus dudas a tu médico o a un nutricionista que te preparará una dieta indicada.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Botón para ir al inicio de la página