calidad de vida envejecimiento

4 Factores asociados a la calidad de vida en el envejecimiento

el proceso de envejecimiento forma parte de la vida


La calidad de vida en nuestro envejecimiento depende de 4 factores que te comentamos en este artículo.

Si nuestro organismo funciona correctamente, todos llegaremos a ser mayores, aunque ahora nos parezca una etapa muy lejana. Y la salud resulta determinante para que lo logremos con una buena calidad de vida.


El envejecimiento de la población debe ser considerado un éxito social. Se relaciona con la reducción de la mortalidad a edades tempranas que vivieron nuestros antepasados, gracias a las medidas sanitarias y preventivas que se han ido implantando a lo largo de estos años.

Llegar a ser mayores saludables se considera un premio a una vida sana.


La nueva demografía

La nueva demografía implica una sociedad envejecida con nuevas demandas que el tejido social debe mantener y potenciar. No se deben descuidar ninguno de los aspectos cruciales de quienes van cumpliendo años y han contribuido con un gran esfuerzo a forjar el mundo en el que vivimos.

Es importante enfrentarse a la situación y garantizar a nuestros mayores que vamos a cumplir con sus necesidades y favorecer que disfruten de una buena calidad de vida, no únicamente más años de vida.

Es importante tener una buena calidad de vida en el envejecimiento
Hacer ejercicio y disfrutar de las relaciones es una buena forma de tener salud en la vejez

Factores para un envejecimiento de calidad

  1. El seguimiento de una dieta saludable, fundamental para que el organismo disfrute de todas las ventajas de los nutrientes necesarios para mantener su funcionalidad.
  2. La prevención de la enfermedad y la discapacidad, no solo porque es su mayor temor y reduce enormemente esa calidad de vida que merecen sino, también, porque supone una importante carga económica para toda la sociedad.
  3. El mantenimiento de un alto grado de actividad física y de las funciones cognitivas. Es fundamental que se mantengan activos, que se muevan todo lo posible realizando actividades agradables que supongan un esfuerzo físico y psíquico tolerable adaptado a sus capacidades personales. Caminar o leer son dos posibilidades que, casi todos, pueden practicar.
  4. La continuidad de las relaciones sociales, pues resultan imprescindibles para sentirse bien. Es necesario comunicarse con los demás, hablar de lo que uno desea, planificar viajes, tomar un café o acudir al teatro en compañía de personas con las que uno se siente cómodo.

En este momento histórico en el que una pandemia ha paralizado el mundo, son los mayores lo más vulnerables y nos necesitan de una manera muy especial. Los datos sanitarios confirman que a ellos les afecta más que a otros grupos de población. Son más débiles ante la Covid, especialmente los que presentan ciertas patologías relacionadas con el corazón y el pulmón.

Los problemas que aquejan a nuestros mayores en estos momentos se relacionan con:

Sus necesidades especiales relacionadas con la medicación y la alimentación deben ser cubiertas para evitar que sus problemas de salud se descompensen y generen nuevas complicaciones. Necesitan una ayuda directa a este nivel.

Sus problemas de soledad y aislamiento. Los que tienen familia y si sus familiares pueden atenderlos están más protegidos. Necesitan compañía aunque no sea posible ir a visitarlos. Lo que sí podemos hacer es hablar con ellos por teléfono, escribirles mensajes y formar grupos en los que ellos participen activamente (si son capaces de hacerlo).

Los que no tienen familia necesitarán a sus amigos, vecinos o a cualquiera que pueda ayudarles. Los centros específicos regidos por la Administración estarán pendientes pero, quienes están físicamente más cerca, pueden colaborar si es necesario.

Es importante que estén entretenidos y mantengan al máximo sus actividades habituales. No pueden reunirse con amigos ni acudir a sus clases habituales pero pueden disfrutar de momentos de calidad: son más capaces que los jóvenes de pasar su tiempo leyendo o viendo la televisión pero necesitan hablar a diario para no padecer problemas cognitivos.

Problemas emocionales porque se sienten faltos de afecto. Hacerles entender que no podemos acercarnos porque les ponemos en peligro resulta complicado ya que muchos verbalizan que “prefieren morirse de Covid que seguir viviendo sin poder abrazar a sus nietos”. Estas expresiones complican aún más la situación por lo doloroso que resulta, pero debemos ser fuertes y no acercarnos salvo que resulte imprescindible porque podemos contagiarles.

Esta pandemia ha puesto de manifiesto que las necesidades sanitarias, sociales y económicas de las personas mayores varían en los diferentes momentos y lugares.

A pesar de todo, se confirma que sigue siendo necesario que los esfuerzos de los Gobiernos y de la sociedad en general se centren en la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la disminución de la dependencia que atenaza a muchos mayores, especialmente en este momento.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Botón para ir al inicio de la página