Covid-19 y la maldad de la pandemia.

Covid-19 y la maldad de la pandemia.

Los seres humanos (algunas/os cada vez más seres pero menos humanos) funcionamos por comparación y por expectativas.

Desde que comenzó la pandemia nos ha sobrado histeria y nos ha faltado aceptación de la naturaleza incierta de la vida humana.
Hemos estado -y estamos-tan mimadas/os que pensábamos que no nos podía pasar nada y cuando eso sucede, en lugar de estar a la altura de las circunstancias, entramos en un estado de idiotez y amnesia cuando en el mundo ya estaban -y están- ocurriendo todo el tiempo una gran cantidad de desgracias y horrores.

Se entiende por estupidez, la torpeza notable para comprender las cosas.
Y no puede ser más cierto que aún no hemos comprendido ‘las cosas’. «Todos/as somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos/as ignoramos las mismas cosas», decía Einstein.

Covid-19 y la maldad de la pandemia.

La pandemia nos mantiene en una especie de estado de suspensión. No hemos recuperado esa realidad anterior (que no normalidad) porque después de cualquier gran sacudida, nada puede ser igual.
Estamos en otra realidad. ¿Mejor, peor? Qui lo sa.
Pero otra.
Se empeñe quien se empeñe.

Si echamos mano del diccionario, se llama ‘borrega/o’ a quien se somete gregaria o dócilmente a la voluntad ajena.
Y, curiosamente, es una condición altamente contagiosa. De hecho, hay sobreabundacia de las/os mismas/os.

no hay nada peor que una/un cobarde

Bajo los efectos hipnotizadores de las/os que menos se preocupan y más ignoran sobre nuestro bienestar y salud, las/os borregas/os pasan de ponerse o quitarse una mascarilla, de abrazarse/besarse o no, de compartir espacio con otras/os 50 o no etc… en cuestión de segundos a la repetición incesante de un «Ya se puede, ya se puede. (Hoy, sí. Hasta ayer, no.) Ya se puede, ya se puede.»
Cada vez que te las/os topas, como en trance, te recuerdan ese «Ya se puede, ya se puede».
Algunas/os le imprimen un ritmito rapero para que te enteres porque eres lela/o.
Y resulta que esas/os políticas/os, diana de crítica e insultos, por parte de la ciudadanía hasta ayer por todo lo que roban y mienten ahora son majísimas/os porque te dan permiso oficial para generar más enfermas/os de por vida.
De las/os muertas/os no hablamos porque como la cifra es (vamos a pensar que sí) menor se asume.
Pero se asume no sólo por las/os ‘de arriba’, se asume por las/os borregas/os también.
Mientras no sean tus muertas/os.

No hay nada peor que una/un cobarde. Sobre todo si está en tu mismo barco.
Hay algo canallesco en todo, por eso muchas/os tienen las/os gobernantes que merecen porque son fiel reflejo. Son borregas/os conscientes.
De esos que se acogen a ese permiso oficial para enfermar a otras/os y luego decir que estaban inducidas/os o invitadas/os a actuar así, volviendo a echar dardos al emperador que les ofrece pan y circo.

P. S.: A quien actúa con maldad, hay que desearle suerte. Tarde o temprano, la necesitará.

Isabelle Delez

AUTORA Isabelle Delez
Periodista, Correctora ortotipográfica, traductora y Coach.

Licenciada en Ciencias Sociales y de la Información.

Técnica en Relaciones Públicas y Protocolo Social.

Experta en Coaching de vida.

idelez@ymail.com
belladelez@gmail.com
Getxo, Bizkaia

Comparte el contenido en tus redes

Beneficios del brócoli

Beneficios del brócoli. Fibra, vitaminas y minerales saludables que ayudan al organismo a funcionar correctamente. Crudo o cocinado. Elige tú.
Leer más

Leer no mata

Leer no mata. En el cerebro hay más de 86 mil millones de neuronas. La lectura ayuda a la llamada sinapsis.
Leer más

Nutrición bajo el sol

Nutrición bajo el sol. Un aliado perfecto es la zanahoria, Disfruta de su consumo equilibrado y los beneficios que proporciona.
Leer más
Botón para ir al inicio de la página