Diástasis abdominal. Cuando mi tableta se convierte en Kinder sorpresa

Todos conocemos a la famosa tableta de chocolate pero, ¿sabemos qué es realmente? ¿y por qué se ha convertido en un “kinder sorpresa”?

¿Qué son los rectos abdominales?

Son dos músculos que ocupan la parte anterior del abdomen, desde las costillas al pubis, que se unen en la línea media por tejido conjuntivo fibroso rico en colágeno.

Su apariencia cuando están bien tonificados es la de una tableta de chocolate que, en ocasiones, desaparece y cambia de aspecto y las onzas no se ven.

Función de los rectos

La función principal de los rectos es mantener el cuerpo erguido y realizar los movimientos de flexión (cuando se contraen los dos a la vez) e inclinación (cuando se contrae un solo lado) del tronco.


Debido a su inserción costal, juegan un papel importante en la movilización de la parrilla costal durante la respiración limitando la inspiración y favoreciendo la espiración.

Diástasis abdominal

Cuando existe un fallo en el tejido conjuntivo que une los rectos, se produce una separación entre ellos que se denomina diástasis.

Para su diagnóstico se necesita una exploración visual y palpatoria acompañada de una confirmación ecográfica.

Factores que influyen en su aparición

Pueden influir factores como la edad, sexo o tipo de actividad.

Sin embargo, el principal motivo es el aumento de presión dentro de la cavidad abdominopélvica por aumento de peso, embarazo, parto o trabajo de musculatura abdominal.

Un 66% de las embarazadas sufre diástasis en el último trimestre de embarazo que, en condiciones normales, se recuperará durante el postparto.

En el embarazo

Durante la gestación el abdomen se distiende y se produce un cambio hormonal que aumenta la concentración de hormonas (relaxina, progesterona, elastina y estrógenos).

Estas hormonas alteran la composición del colágeno consiguiendo que se debilite el tejido conjuntivo que une los dos rectos a nivel de línea media y, posteriormente, se separen originando la diástasis.

Un problema estético

La diástasis presenta un abdomen flácido, descolgado y con un bulto alargado en sentido vertical cuando se realiza un esfuerzo.

Es debido a que las vísceras abdominales pierden su contención anterior y se proyectan hacia fuera a modo de cresta.

Y un problema funcional

La cavidad abdómino-pélvica alberga un paquete visceral cerrado por el suelo pélvico inferiormente, el diafragma superiormente, musculatura abdominal anteriormente y columna lumbar en la parte posterior.

Una diástasis rompe la armonía de esta cavidad generando disfunciones del suelo pélvico como la incontinencia y los prolapsos, alteraciones en la dinámica respiratoria, problemas gástricos e intestinales, hernias abdominales y alteraciones posturales con dolor de espalda por la desestabilización del core.

La diástasis constituye un problema estético y funcional

Tratamiento y prevención

  1. Evitar todo lo que genere aumento de presión intra-abdominal: abdominales clásicos, estreñimiento, aumento de peso, nuevo embarazo antes de la recuperación, cargas excesivas, pujo en apnea.
  2. Realizar trabajo muscular hipopresivo activando transverso y suelo pélvico. El trabajo más efectivo para la diástasis es la gimnasia abdominal hipopresiva (GAH) con la intención de disminuir la presión intracavitaria. Permite reforzar el abdominal transverso, que es el músculo que estrecha cintura y actúa a modo de faja natural sujetando esa distensión abdominal. Hay una reciprocidad entre transverso y suelo pélvico. Al trabajar uno se actúa sobre el otro.
  3. Cirugía. Cuando sea necesario, habrá que realizar una abdominoplastia. En estos casos es muy importante el papel de la fisioterapia tanto antes, preparando la musculatura, como después de la intervención para una correcta reprogramación de la cincha abdominal.

Es importante ponerse en manos de profesionales que valoren y programen un plan de tratamiento adecuado a cada caso concreto. ¡Cuida tu cuerpo!

Un nuevo embarazo antes de la recuperación es contraproducente para la diástasis

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

María Raso Etchevers
Fisioterapeuta

Botón para ir al inicio de la página