El final del verano y la vuelta a la realidad

El final del verano y la vuelta a la realidad

El final del verano y la vuelta a la realidad. Este retorno a la realidad en la que tenemos que recuperar normas, horarios y hábitos, puede resultar complejo, llegando a convertirse en un problema de salud que los médicos de atención primaria conocen de primera mano.


El final del verano y la vuelta a la realidad. Síntomas frecuentes

Lo acompaña un conjunto de síntomas como: debilidad generalizada, cansancio, desmotivación, pérdida de apetito, tristeza, angustia, reducción de la concentración, cambios bruscos de carácter, irritabilidad, insomnio, problemas musculares (frecuentes contracturas, por ejemplo), molestias gástricas (ardor de estómago y malas digestiones, entre otras).

Los síntomas asociados son múltiples y frecuentes

Y, aunque los especialistas no se ponen de acuerdo respecto a su existencia, le han puesto un nombre: síndrome posvacacional, que refleja la situación de quienes “llevan mal” la vuelta a la rutina.

Muchos psiquiatras consideran que no existe, que simplemente es un desajuste temporal de los hábitos que, con el paso del tiempo, desaparece.

¿Síndrome postvacacional?

Algunos especialistas consideran que bajo esas sensaciones se ocultan otros problemas de mayor entidad como una depresión. Acude al médico y sigue sus indicaciones.

El final del verano y la vuelta a la realidad. Recomendaciones para superarlo

Relativizar. Sentirse cansado no es patológico; simplemente has de readaptarte a la vida real.
Dividir las vacaciones (si es posible) para desconectar en momentos distintos.
Dejar días para resolver asuntos que requieran tu atención directa.
Buscar nuevos objetivos. Motívate con lo que consigues y no pienses en lo que no puedes lograr. No te pongas nervioso por lo que queda pendiente.

.

Modificar lo que te disgusta aumentará tu bienestar y calidad de vida

Planificar bien las vacaciones y disfrutarlas al máximo, haciendo lo que te apetezca: leer, dormir, pasear, nadar, bailar, etc. No es obligatorio hacer nada; en eso consiste.
Volver de manera progresiva. No te incorpores al trabajo al día siguiente de la llegada para poder adaptarte de nuevo a los horarios (levantarte, acostarte, comer, etc.)
Olvidar completamente el trabajo.
No crear expectativas inalcanzables. Tus problemas van a estar esperándote cuando vuelvas; intenta no pensar en ellos, pero no idealices la situación.
Disfrutar un rato de ocio diario y planear un fin de semana diferente que debes aprovechar para ti.


-Cuidar tu salud y evitar hábitos nocivos: alcohol, tabaco, dieta inadecuada, etc.-Hacer ejercicio todos los días y durante todo el año.-Cambiar lo que te apetezca. Es el momento de darte una alegría: planificar las películas que quieres ver, elegir la música que te gusta, darte un baño relajante, leer ese libro que tienes pendiente, etc.-Utilizar técnicas de relajación.
-Mantener una actitud mental positiva para reducir la sensación de frustración.-Acudir a un programa dirigido por un profesional si fuese necesario.


El final del verano y la vuelta a la realidad. Factores y perfiles

Son muchos los que lo sufren, y aunque los factores incidentes son numerosos, el más destacable es el carácter del individuo, pues afecta principalmente a personas sensibles, perfeccionistas, idealistas u obsesivas.

También se asocia al mundo laboral. Relaciones con jefes y compañeros, puesto de trabajo, nivel de estrés, implicación en la empresa, etc. resultan determinantes.

Los factores causantes son numerosos e inciden a todos los niveles

Tampoco podemos olvidar a quienes realizan trabajos poco satisfactorios y en los que se ven muy implicados como ocurre con las amas de casa, ni a los niños que vuelven o inician la etapa escolar.

El perfil es el de un varón de 25 a 40 años que trabaja en contacto directo con el público, siendo los más afectados los médicos, funcionarios y periodistas..


Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Comparte el contenido en tus redes

La peligrosa vigorexia

La peligrosa vigorexia. Es importante prevenir su aparición: desmitificar los cuerpos perfectos y aprender a aceptarse. Consulta al médico.
Leer más
Botón para ir al inicio de la página