El Sr. de la copa 12 (de hace 2 años y estoy como ese día más o menos y ya es la 14)

El Sr. de la copa 12 (de hace 2 años y estoy como ese día más o menos y ya es la 14)

El domingo a las tres de la tarde yo estaba sentado frente a mi televisor, acomodado y fumando un puro, pese a que me han aconsejado que no lo haga; no me trago el humo y pensé que la ocasión lo requería y es que, me he dado cuenta de que tendemos a racionalizar lo que nos pasa, y cuando nos interesa remamos a favor, y en sentido contrario si el asunto no nos encaja.
Y eso hice yo. Racionalicé hasta el punto de que llegué a decirme: aquí falta una copa de coñac y eso que visualizaba un programa de deportes y no una película de cine negro.
Bueno. Todos saben que el Sr. Nadal es nuestro héroe nacional hace años y ahora culmina un Roland Garros llevándose la copa número 12.
Lo que el lector no sabe es que yo acabé reventado, con dolor de piernas, ronco por el humo del puro y con dolor de espalda. No hay más que ver los planos en cámara lenta y darse cuenta de las torsiones de los jugadores, las caras de presión instantánea, la musculatura de su brazo y observar los gestos de enfado o los puños apretados de alegría.
Se ve que me entrego mucho con eso de la emisión en directo y juego tanto como ellos y doy suspiros e incluso doy un pequeño grito, cuando el Sr. Nadal pone su bola en la esquina, o ángulo, de modo que el otro jugador ni la pispa.
Como me han dicho que me conviene hacer ejercicio voy a Pilates- yo es que lo cuento todo y a lo mejor hay que callarse algo para ser más misterioso, o importante, o decir que eso pertenece a la vida íntima o personal para no contar nada.
A mí me da igual tres que trescientos- bueno sin exagerar que yo presumo mucho, pero, como dicen algunos amigos míos “presumes de liberal, pero eres un carca”. Puede ser. (Añado que he dejado de ir a Pilates porque me hice un esguince.No sirvo yo para esto del deporte)
Yo creo que todos somos un poco de cada uno, un poco de aquello que nos gusta en el programa social o político.

El caso es que he notado que el francés del Sr. Nadal es malo, tirando a peor y el inglés está bien; por lo menos le sirve para entender lo que le preguntan y contestar, que ya es mucho.
Oí emocionado la interpretación un tanto extraña del himno- que digo yo que ya se lo podrían tener grabado en estéreo y una buena versión- que ya es normal que se toque cuando juegua el Sr- Nadal, pese a que a muchos franceses les tocan las narices y prefieren al suizo, como vi yo en las semifinales, gritando: Roger, Roger.
Todo esto que cuento lo hago para dar noticia del estado en el que me encontraba esta mañana y las pocas ganas de ir a hacer Pilates que a mí se me caen las piernas mucho, pese a que me esfuerzo y por eso mi admiración a las piernas de los dos jugadores…aunque claro la diferencia de edad es extraordinaria tanto que caso el austriaco podría ser nieto mío. He dicho casi.
“Hoy no me puedo levantar” que fue una canción que arrasaba tiempo atrás. Por cierto, la deuda que tenía ella, la cantante, con la voraz Hacienda: ¿La habrá liquidado?
Y hablando de cantantes. Shakira ha recibido la llamada de Hacienda reclamándole 14 millones y parecer que ya había pagado 25. Yo me mareo. El Sr. Nadal se lleva 2,3 millones y el Sr. Thiem 1,3.
Dicen que el Sr. Sánchez está poniendo en marcha el cuchillo de rebanar sueldos y propiedades a base de freírnos a impuestos para que cuadre el presupuesto nacional.
Cuando oigo esto me siento un fracasado. Me imagino que todos los papás quieren que su hijo sea un Nadal o un Ronaldo y yo queriendo para los míos una ingeniería y una judicatura.
Han sido buenos en deporte y yo debería haber dejado que siguiesen ese camino. ¿O no?
La duda me corroe, pero ya es tarde. Son talludos, tienen su vida y yo estoy cansado. Por cierto, no sé si por ver a Nadal o así en general. De modo que hasta mañana o pasado. Muy buenas.

Carlos Pajuelo de Arcos

Periodista y escritor. Profesor Emérito de Universidad

El pesimista

El pesimista. El pesimismo y la tristeza son algunas de las manifestaciones o síntomas más…
Leer más

Acoso laboral

Acoso laboral. A cualquiera le puede suceder, aunque ciertos perfiles de personalidad son más proclives…
Leer más
Botón para ir al inicio de la página