Evita y mejora el estreñimiento con pautas más saludables

Evita y mejora el estreñimiento con pautas más saludables. Es fundamental para tu organismo.

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento es un problema que puedes prevenir siguiendo pautas saludables y que consiste en la dificultad o disminución de la frecuencia de defecación.

Cursa con un tránsito intestinal lento asociado a la deshidratación de las heces, lo que provoca dolor abdominal, de cabeza y de espalda junto a otros síntomas incómodos a nivel digestivo.

No todo es estreñimiento

Se considera que se padece estreñimiento cuando el número de deposiciones semanales es inferior a tres.

Recomendaciones fundamentales

Evita y previene el estreñimiento con pautas más saludables

Consulta al médico

Debes consultarlo con el médico, quien valorará la situación y determinará las pautas a seguir.

En su examen clínico descartará la existencia de otras patologías concomitantes que influyen en tu actividad intestinal. Éstas pueden ser parasitosis, megacolon congénito, hemorroides, fisuras anales, malnutrición, diabetes, etc.

Ausentes éstas, en su caso, te diagnosticará un estreñimiento funcional que no responde a ningún problema concreto, sino a un cúmulo de circunstancias.

Causas más frecuentes

Entre las causas más frecuentes del estreñimiento funcional destacarían:

  1. Seguir una dieta desequilibrada.
  2. Elegir una alimentación con poca fibra.
  3. Estar mal hidratado por beber poco.
  4. Mantener una vida excesivamente sedentaria.
  5. Sufrir presiones sociales o profesionales que no permiten evacuar en el momento en que uno siente la necesidad de hacerlo.
  6. Haber tenido una mala educación familiar que no nos ha enseñado a realizar esta función fundamental o lo ha hecho precozmente.
  7. Sentir inseguridad al viajar y no encontrarse en su hábitat.
  8. El embarazo.
  9. El consumo de ciertos fármacos (antidepresivos, sedantes, ansiolíticos, etc.).

Consejos para evitarlo

Puedes evitarlo siguiendo unos sencillos consejos:

  • Moverse, caminar, hacer deporte o ejercicio a diario para favorecer la motilidad intestinal.
  • Beber agua en cantidad suficiente para mantener una buena hidratación en el organismo.
  • Educar al aparato digestivo; puedes acostumbrarlo a defecar en horarios concretos y dedicarle un tiempo suficiente sin estar mirando el reloj porque llegas tarde.
  • Controlar el estrés y descansar adecuadamente, porque afectan negativamente a la evacuación normal de las heces.
  • Comer bien. Debes seguir una dieta variada rica en fibra que incluya 5 raciones de fruta diarias, respetando los horarios y masticando los alimentos para favorecer su digestión y la formación del bolo alimenticio.
  • Evitar los laxantes, salvo por prescripción médica.

Modificar tu dieta habitual

Lo más sencillo sería modificar la dieta habitual.

Para ello deberías incluir aceite de oliva, usar cereales integrales, consumir fruta (kiwi, naranja, frambuesas, higos, ciruelas), verduras y hortalizas (espinacas, acelgas, pimientos, alcachofas, berenjenas, cebollas).

Has de hacerlo todos los días, incluir lácteos bio, reducir el consumo de embutidos, quesos, platos precocinados, etc.

Cuidado con los laxantes

Es importante destacar que, aunque los laxantes parecen la solución perfecta, nada más lejos de la realidad.

Estos compuestos, que aumentan el ritmo intestinal y el número de defecaciones, se clasifican en varios grupos: formadores de masa, emolientes, osmóticos, estimulantes de la motilidad, etc.

Sus efectos secundarios son importantes (dolor abdominal, náuseas, escozor anal, flatulencia, heces líquidas, trastornos electrolíticos, etc.) y pueden producir tolerancia y dependencia agravando el estreñimiento.

Se pueden consumir por vía oral o rectal (supositorios de glicerina), pero jamás sin prescripción.

“No olvides la importancia de evitar la automedicación”

Complementos dietéticos

Puedes aprovechar las propiedades de los complementos dietéticos como el salvado de trigo o la semilla de lino y de compuestos naturales como la cáscara sagrada, el sen o la frángula.

De todos modos, has de hacerlo siempre bajo las órdenes de los especialistas porque pueden generar efectos secundarios y el temido efecto rebote que incrementaría el problema de estreñimiento que intentas superar.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

La salud

La salud. Nunca como estos días se habla tanto de salud. Término y parte del refranero popular. La OMS la define. Ser humano social.
Leer más
Botón para ir al inicio de la página