Invierte en tu salud

Invierte en tu salud

Invierte en tu salud

Uno de los órganos que se ve más afectado con nuestro ritmo de vida acelerado, aunque no el único, es el corazón. Se conocen varios factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y otras relacionadas o no, que es posible prevenir.

Observa tus síntomas

Si notas “algo raro”, acude al médico y él se encargará de tratarte adecuadamente. No dejes pasar los síntomas que percibas como extraños pues, aunque pueden ser intrascendentes, deben ser analizados por el experto para que los valore y diagnostique adecuadamente.

Prevención de los factores de riesgo

En tus manos está prevenir los factores de riesgo de manera sencilla, renunciando a actitudes insalubres:
Dejar de fumar ya. Los fumadores siempre encuentran excusas para seguir fumando y no dejar el tabaco, pero son muchos los motivos para dejarlo. Busca ayuda profesional si la necesitas.
-Controlar la tensión arterial. Es imprescindible y sencillo. Lo puedes hacer en el ambulatorio, en la farmacia o en tu propia casa con un tensiómetro de precio asequible y fácil manejo.
-Vigilar el colesterol. Debes cumplir a rajatabla las instrucciones médicas: hacer dieta, tomar fármacos, caminar, hacer deporte, etc.
-Comentar al médico tus antecedentes familiares. Deben formar parte de tu historia clínica y le ayudarán a tomar decisiones relacionadas con tu propia salud. A partir de ellos puede recomendarte determinados controles periódicos.

-Olvidar el sedentarismo. Nuestra vida ya incluye demasiados períodos de inactividad. Busca un hueco para caminar, andar en bicicleta, nadar, etc. Debes hacerlo todos los días, moderadamente y sin esforzarte excesivamente el fin de semana y olvidarte el resto del tiempo.

El ejercicio es fundamental para cuidar tu salud

-Medir la glucosa en sangre para evitar la diabetes. Puedes hacerlo con el análisis general prescrito por el médico y, si él lo indica, controlar la concentración diariamente en la farmacia por medio de un análisis rápido. Sigue los consejos de tu médico.
Perder peso. Debes conocer el peso adecuado a tu altura, medir el contorno de tu abdomen, etc. Es una cuestión de salud. Sigue una dieta adecuada, reduce las grasas que consumes, recupera las comidas tradicionales, aumenta el consumo de frutas y verduras, etc.
Dejar el alcohol. Algunos componentes del vino tinto (con moderación) han demostrado que son cardioprotectores, pero no puedes beberlo siempre. Disfruta de una copa de vino y bebe agua.

Evitar automedicarse. Hay fármacos que adquieren fama (a veces inmerecida) y nos inclinamos por consumirlos. TODOS los medicamentos tienen ventajas e inconvenientes, por lo que sólo pueden ser prescritos y pautados por el especialista. Lo mismo sucede con los productos “naturales” que pueden provocarte efectos secundarios e interferir en los tratamientos farmacológicos pautados por el médico.
Vivir tranquilos. Es difícil, pero no todo es tan grave, urgente, apremiante, imprescindible como creemos. El estrés mantenido es muy dañino y afecta a todo el organismo. Coméntaselo a tu médico de familia y el te indicará qué hacer. Si no eres capaz de controlarlo, acude a un psicólogo que te enseñará a manejarlo y buenas técnicas de relajación. En casos graves consulta al psiquiatra y sigue sus indicaciones.

Optimiza tu salud. Consulta al médico

Para mantener tu salud a nivel óptimo es fundamental seguir una dieta equilibrada, moverse habitualmente, adelgazar si se tiene sobrepeso, controlar los valores sanguíneos y la tensión arterial y olvidar los hábitos insalubres. Acude a la consulta de tu médico y no te autodiagnostiques. Él es el único que puede decirte lo que te ocurre y darte el tratamiento que precisas.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Comparte el contenido en tus redes

El pesimista

El pesimista. El pesimismo y la tristeza son algunas de las manifestaciones o síntomas más…
Leer más

Acoso laboral

Acoso laboral. A cualquiera le puede suceder, aunque ciertos perfiles de personalidad son más proclives…
Leer más
Botón para ir al inicio de la página