Si trabajas en casa

Si trabajas en casa

Si trabajas en casa

Son muchas las personas que se dedican al cuidado de su familia, de su casa, de los enfermos, etc. por decisión propia o porque “les ha tocado”. También cada vez son más las personas que trabajan desde casa utilizando todos los avances tecnológicos que tenemos a nuestra disposición. En el grupo entrarían, además, los que han perdido su trabajo y están buscando otro.

Si trabajas en casa. Características específicas

Son personas que pasan mucho tiempo en casa, por lo que tienen acceso directo a todas las tentaciones que en ella se encuentran en la nevera y la despensa especialmente. No suelen practicar ejercicio porque no se encuentran motivados para hacerlo. Buscan excusas de cualquier tipo para no salir a la calle, por lo que van perdiendo el contacto con los demás y pueden desarrollar síntomas depresivos y trastornos físicos.

Su vida es muy diferente a la de quienes tienen que salir todas las mañanas a una hora determinada y desplazarse a su centro de trabajo. No es un trabajo reconocido y, normalmente, tienen que enfrentarse a las críticas y “desprecio” de quienes no conocen la vida que realmente despliegan.

Trabajar en casa requiere autocontrol para evitar errores

Sus hábitos no son saludables y cometen errores. Desayuno escaso, picoteo constante, no practican ejercicio, se evaden con la televisión, se aíslan socialmente, buscan la satisfacción en la comida y no tienen capacidad para manejar las relaciones sociales. La soledad y la sensación de ser “raros” por no adaptarse a los esquemas actuales les va haciendo más introvertidos, llegando a aislarlos excesivamente.

Si trabajas en casa. Recomendaciones

De manera general, sería recomendable:
-Realizar cinco comidas diarias, sin picar entre horas.
-Disfrutar un desayuno y una comida completos. Al mediodía comer hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbres), ensalada y verdura para incrementar los niveles de triptófano y mejorar el estado de ánimo.

Cuídate para poder cuidar a los demás

Evitar los tóxicos. Azúcares rápidos y refinados, el tabaco, la sal y el alcohol son elementos que se consumen de manera excesiva cuando uno se siente desanimado. Resultan negativos para la salud, no te hacen sentir mejor ni resuelven nada.
-Ajustar los horarios de las comidas para evitar picos de insulina que aumentan el peso corporal. Mantener un horario realista y cumplirlo te ayudará a controlar lo que comes y evitará las “bajadas de glucosa” que empleas como excusa para picar sin parar.

-Cambiar tus hábitos de vida. Relacionarse con los demás y realizar actividades lúdicas es fundamental para cuidar mente y cuerpo.
-Practicar actividad física diaria. Procura ser realista y establece objetivos sencillos y asequibles.
Cuidar tu mente. Leer, pintar y practicar juegos de mesa constituyen una actividad fundamental para lograr el deseable bienestar que mereces.

No renuncies a tu propia vida. No es necesario ni beneficioso

Puedes conseguirlo

Para conseguirlo, plantéate:
-Acudir a un especialista para planificar una dieta adecuada que te ayudará a mejorar tu autoestima y tu aspecto físico.
-Hacer ejercicio para evitar la descalcificación ósea. Mejora el tono muscular, la flacidez y el aspecto general de la piel. Te sentirá más ágil y reducirás la ansiedad.
-Conectar con tus emociones y solicitar ayuda médica si es necesario. Mejorará tu capacidad de relacionarte y disfrutar de los demás.
-Salir de casa. Aumentará tu confianza y seguridad personal por lo que cambiará tu percepción de lo que te rodea.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Comparte el contenido en tus redes

La peligrosa vigorexia

La peligrosa vigorexia. Es importante prevenir su aparición: desmitificar los cuerpos perfectos y aprender a aceptarse. Consulta al médico.
Leer más

2 comentarios en “Si trabajas en casa”

  1. Hola. Me ha gustado mucho este artículo. Me siento mejor al habérmelo leído. Ha resuelto alguna de mis dudas. 😅

Los comentarios están cerrados.

Botón para ir al inicio de la página