Síndrome alcohólico fetal

Síndrome alcohólico fetal

Síndrome alcohólico fetal.

El término “Síndrome alcohólico fetal” (SAF) fue acuñado en 1973 por Jones y Smith para describir las características físicas y cognitivo-conductuales que lo acompañan.

Durante la gestación el feto ingiere, a través de la placenta, la misma concentración de alcohol que la madre. Como el tamaño del hígado del feto es menor, no puede eliminar el alcohol de su organismo igual que su madre, viéndose afectado su desarrollo.

Marín y colaboradores (2012) describen el SAF como un síndrome que se caracteriza por:
-Malformaciones físicas, con un dismorfismo facial característico.
-Anomalías en el Sistema nervioso Central, que consisten en: problemas de aprendizaje, atención, lenguaje, memoria y aprendizaje. También epilepsia, menor perímetro craneal, retraso en el crecimiento, disfunción orgánica y problemas de coordinación y de motricidad fina.

Síndrome alcohólico fetal. Tipos

Navarrete y colaboradores describen cuatro tipos diferentes de SAF:
-SAF completo, caracterizado por dismorfología facial, retraso en el crecimiento, anomalías en el sistema nervioso central y déficit cognitivo-conductual.
-SAF parcial, con dismorfología facial y déficit cognitivo-conductual, pero no cumplen todos los criterios para presentar un SAF completo.
-Trastornos del neurodesarrollo relacionados con el alcohol (ARND), sin presentar rasgos físicos.
-Defectos congénitos de nacimiento relacionados con el alcohol (ARBD).

En la adolescencia se perciben cambios de comportamiento en los niños con SAF

Las personas con SAF tienen más dificultades para aprender de sus experiencias previas. Todas tienen algún grado de déficit cognitivo y conductual.

Los déficits cognitivos consisten en: baja capacidad intelectual, mal funcionamiento de las funciones ejecutivas y problemas de aprendizaje, memoria y funciones viso-espaciales.

Los déficits conductuales se caracterizan por mala regulación emocional/conductual y déficit atencional o impulsividad.

Los problemas de conducta se presentan con mayor fuerza en la adolescencia, debido al mal diagnóstico de estos niños. Deberían ser diagnosticados antes de los 6 o 7 años, ya que, cuantos más años pasen antes del diagnóstico, mayores serán las conductas antisociales manifestadas. Al ser mantenidas en el tiempo se van convirtiendo en traumas y no empiezan a disociar para evitar el dolor.

Eliminar el consumo de alcohol durante el embarazo es fundamental para prevenir su aparición

SAF y desarrollo

El SAF es una de las causas más prevenibles de retraso mental, ya que el simple hecho de no tomar alcohol antes y durante el embarazo hace que este tipo de retraso no aparezca. El SAF está, en la mayoría de los casos, mal diagnosticado o no se llega a diagnosticar.

En las primeras etapas se suele confundir con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o con el Trastorno Oposicionista Desafiante.

En la adolescencia empiezan a notarse los cambios, sobre todo los cognitivos y conductuales. Los niños con SAF sólo siguen una instrucción, no respetan los turnos, su pensamiento es más concreto, necesitan supervisión, piensan en el aquí y el ahora, no tienen noción del valor del dinero, no entienden el concepto de tiempo y les cuesta entender las convenciones sociales.

Síndrome alcohólico fetal. Características generales

Los daños provocados por el alcohol producen efectos irreversibles en el cerebro. El daño más importante según ocurre en el Córtex Prefrontal, que controla las funciones ejecutivas, las que permiten dirigir nuestra conducta hacia un fin. Incluyen atención, planificación y secuenciación, lo que ayuda a aprender de nuestros actos. Así se generan dificultades de por vida para adaptarse y funcionar en la sociedad.

Los jóvenes con SAF tienen graves dificultades para procesar e integrar información y, por lo tanto, para el cambio, el equilibrio y la comparación para tomar buenas decisiones.

La persona con SAF será incapaz de distinguir lo correcto de lo incorrecto por lo que no puede usar este conocimiento para controlar su comportamiento. Sus comportamientos serán cada vez más antisociales y acentuándose en la adolescencia. Empiezan por cometer pequeños robos, mentir y, normalmente, consumir tóxicos.

Al no controlar su comportamiento y no saber distinguir lo correcto de lo incorrecto, cometen tantas infracciones de la norma que se altera su conciencia, se colapsan psicológicamente y se disocian.

Cuando un niño sufre disociación no almacena la información ni la organiza en la memoria de manera lógica, la almacena por fragmentos. Si esta disociación se mantiene en el tiempo influirá en el modo en que perciben los sucesos y hechos pasados y en los mismos sucesos en el futuro.

Las respuestas disociativas se generan como defensas ante el trauma y, con el tiempo, se convertirán en patrones de respuesta ante emociones y situaciones. Los estudios avalan que los trastornos disociativos son el resultado de traumas psicológicos graves y repetidos, que se inician generalmente en la infancia.

El alcohol provoca cambios irreversibles en el cerebro

Las investigaciones analizadas conducen a relacionar el SAF con la amnesia disociativa, a través del mal funcionamiento de las funciones ejecutivas. La amnesia disociativa estaría implicada en las conductas de robo de los pacientes con SAF.

Dicha asociación debe de ser investigada para ayudar a estos pacientes y a sus familiares. Investigar en población adolescente con SAF para tratar los traumas que acumulan desde la infancia e impartir una terapia adecuada a su patología.

Deben aprender de sus errores para no volver a cometerlos y la única manera de lograrlo es hacer que recuerden y aprendan de los sucesos traumáticos por los que han tenido que pasar.

Los padres sufren por los problemas que padecen sus hij@s con SAF
Juana Repiso Quintana.
Graduada en Psicología. Mención en Intervención Clínica y Trastornos Mentales y del Comportamiento.
Madre de un hij@ con SAF

Conclusiones de la autora

El síndrome alcohólico fetal debería ser investigado para poder ayudar a estos sujetos y a sus familias, que están viviendo verdaderos traumas. Es una problemática difícil de describir y más difícil de vivir.

Se precisan centros adecuados y preparados para tratar este síndrome y las patologías comórbidas asociadas.

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Comparte el contenido en tus redes

La espalda de los niños

La espalda de los niños. Si dicen que les duele, consulta al médico. Evitar los factores de riesgo negativos reducirá problemas futuros.
Leer más

Vitamina C y covid

Vitamina C y covid. Su aporte mejora el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario y los síntomas de la infección. Consulta a tu médico.
Leer más

La insuficiencia renal

La insuficiencia renal. Un nivel elevado de creatina puede determinarla. Debe ser diagnosticada y tratada por el médico. No te automediques.
Leer más

¿Te comes las uñas?

¿Te comes las uñas? No eres única. La onicofagia afecta a muchas personas de todas las edades. Consulta a tu médico para resolverlo.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón para ir al inicio de la página