Vitamina C para niños

Vitamina C para niños

Vitamina C para niños

Todos los padres nos preocupamos por la alimentación de nuestros hijos y una de las principales cuestiones se plantea cuando queremos que se tome el zumo de naranja natural para conseguir el aporte diario de vitamina C tan necesaria para su organismo. En ocasiones es una ardua tarea que no conseguimos realizar.

¿Para qué sirve la vitamina C?

Esta vitamina es fundamental para mantener el buen funcionamiento del sistema inmunitario, imprescindible para que el organismo pueda defenderse de los ataques de virus y bacterias. También colabora en la síntesis de colágeno -necesario para la formación de los tejidos y el crecimiento normal a su edad- y favorece la absorción del hierro que aporta la dieta. Además, está indicada para curar heridas, evitar los efectos nocivos del humo del tabaco y la contaminación ambiental y para la recuperación de procesos infecciosos y cirugías previos.

Vitamina C en la dieta

Su aporte está garantizado si seguimos una dieta saludable en la que se incluyan frutas con abundante vitamina C (naranja, pomelo, limón, mandarina, etc.) Y el recurso más fácil es preparar un zumo natural de naranja o una limonada sin azúcar, sencillamente. Tampoco es necesario que lo beban a una hora determinada por lo que la merienda se convierte en una opción adecuada para evitar perder demasiado tiempo en el desayuno.

Vitamina C para niños. Opciones

El problema se plantea porque son numerosos los niños incapaces de tomar zumo de naranja o de limón porque les pica, sienten ganas de vomitar, les produce dolor de barriga, etc. En ocasiones se trata de una “mentira” y se niegan a hacerlo porque, simplemente, no les gusta. Pero hay casos en los que no es así y, ciertamente, les producen todos esos problemas que comentan. Es importante intentar establecer si sus quejas son reales y no insistir si es así porque existen más opciones.

Para estos niños que, de verdad, no pueden beber el zumo natural o siguen una dieta pobre en frutas y verduras, los laboratorios farmacéuticos han elaborado productos que incluyen la dosis diaria recomendada de vitamina C por los expertos y que resultan fáciles de consumir porque parecen gominolas. No pueden ser administradas sin control ni permitirles un acceso continuado a ellos porque una dosis elevada está contraindicada.

Si el aporte de vitamina C no está garantizado con la alimentación, es posible administrar suplementos pautados por el pediatra

La ventaja de esta forma farmacéutica es que pueden tomarla los niños a partir de los 5 años, a cualquier hora del día y sin necesidad de intercalar ningún período de descanso. El sabor es muy agradable y lo consumen con placer, sin pensar en que es “una medicina”. Puedes comprobarlo por ti mismo porque también los adultos la pueden tomar. Si la compartís, mejorará además la aceptación del niño.

Cualquier medicamento debe ser pautado por el médico

Evita la automedicación

Habla con su pediatra o consulta a tu farmacéutico la conveniencia de su administración y sigue las pautas que te prescriba. Tu hijo te lo agradecerá, pues se defenderá mejor de los agentes externos que puedan afectar a su salud y mejorarás la situación que todos padecen: ¡mocos todo el año!

Carmen Reija

Carmen Reija
Farmacéutica y
divulgadora sanitaria

Comparte el contenido en tus redes

El pesimista

El pesimista. El pesimismo y la tristeza son algunas de las manifestaciones o síntomas más…
Leer más

Acoso laboral

Acoso laboral. A cualquiera le puede suceder, aunque ciertos perfiles de personalidad son más proclives…
Leer más

1 comentario en “Vitamina C para niños”

  1. En mi casa desayunamos todos zumo de naranja a diario. Además procuramos comer pimientos y brécol una vez a la semana.

Los comentarios están cerrados.

Botón para ir al inicio de la página